La Raya

Sun 15 October 2006

Hace unos días tuve la oportunidad de escuchar a José Toro Hardy en el programa de radio de Unai Amenabar, y verlo más tarde como invitado en el programa “Aló Ciudadano”.

José Toro Hardy es economista, experto petrolero, conocedor de la historia venezolana, y uno de esos grandes didactas quienes pueden tomar el tema más seco imaginable y exponerlo de manera cautivante. Es escritor, conferencista, e invitado frecuente en programas de opinión, cuando no anfitrión en un programa sobre economía o historia.

Pero a José Toro Hardy lo recuerdo por un momento preciso en el tiempo. Lo recuerdo en un día de diciembre de 2002, en la tele, explicando de manera precisa, con sus impresionantes dotes de didacta, cómo pronto se iba a acabar el combustible, y con ello el transporte de alimentos y la comida en el abasto, y más tarde la electricidad, y finalmente el agua que sale del chorro.

Tan buen didacta es José Toro Hardy que no tuvo que mencionar nada sobre “caos”, “anarquía”, o “guerra civil”, porque con lo que dijo bastó para que todos entendiéramos clarito; así de buen didacta es.

Al día siguiente me largué con mi familia a un “refugio” en el cual se consigue algo de electricidad con celdas solares, el agua corre por una quebrada, y la comunidad del entorno es agropecuaria. Por si acaso.

Las recientes apariciones en la radio y la tele de José Toro Hardy fueron en expreso apoyo a Manuel Rosales en su candidatura en las elecciones presidenciales de Venezuela de este próximo diciembre de 2006.

Yo me pregunto…

¿Cuánto le convendrá a un candidato el apoyo público de personajes que traen a la memoria recuerdos como los que trae José Toro Hardy?