BsF2

Sat 22 September 2007

En una nota anterior expliqué las razones por las cuales es conveniente considerar una reconversión monetaria como la introducción de una nueva moneda, y adaptar los sistemas informáticos para el manejo de múltiples monedas.

¿Cómo se hace eso?

En un sistema que maneja múltiples monedas, un monto aislado carece de significado mientras no se sepa en qué moneda está expresado. Por eso los montos deben pasar de ser solo cifras a pares ordenados:

[monto, moneda]

Con eso las capas superiores de una aplicación pueden solicitar valores en una moneda en particular, delegando en librerías especializadas el llevar cuenta de los tipos de cambio, su conversión, su aritmética, y su presentación.

Usando orientación a objetos la interfaz para dichas librerías resulta bastante simple. Las librerías para manejo de fechas localizadas en Java son un buen ejemplo de como lograr ese tipo de abstracción. Uno de los primeros tutoriales para la librería de pruebas JUnit trata precisamente sobre un programa que maneja múltiples monedas. Otra ventaja es que una librería de manejo de múltiples monedas puede escribirse una vez, y se reutilizada indefinidamente, más si la misma es expuesta como servicio Web.

Manejando los montos como pares, las bases de datos antiguas y de solo-lectura pueden quedarse como están, ya que la transformación a pares puede llevarse a cabo solo en las interfases que lo requieran. Así muchas de las interfases entre sistemas “legacy” pueden permanecer inalteradas.

Para bases de datos activas es necesario agregar una columna paralela que indique la moneda para cada columna que contenga un monto; una tarea fácil, rápida, e inocua si es realizada antes de la fecha de la reconversión, y la cual evita los riesgos de discrepancia con contrapartes en físico (en papel) y las inconsistencias con sistemas que no deben ser modificados. Para los sistemas sujetos a actualización, las consultas a bases de datos específicas en las capas de persistencia de una aplicación deben extraer el par completo (ambos valores), y dejar lo demás a las librerías correspondientes.

Manejar los montos en las transacciones como pares [monto, moneda] es suficiente para atender los requerimientos de la introducción del Bolívar Fuerte inmediatos y para siempre, ya que la tasa de conversión de Bs. 1000/Bs.F. jamás va a cambiar.

Para hacer que un sistema maneje múltiples monedas internacionales hace falta agregar una dimensión temporal a los montos debido a que las tasas de cambio varían constantemente. Ese será el tema de otro artículo.